Otorgo mi consentimiento al COLEGIO INTERNACIONAL DE SEVILLA SAN FRANCISCO DE PAULA para enviarme información acerca de sus actividades y acepto que mi email sea almacenado en los servidores de ARSYS INTERNET, S.L.U., ubicados dentro de la UE.

Éxito del proyecto 'La comida no se tira': 16 kilos semanales menos de basura

Éxito del proyecto 'La comida no se tira': 16 kilos semanales menos de basura
Los alumnos que desde principios de año han participado en el Proyecto 'La Comida No se Tira' finalizaron la experiencia con unos resultados muy significativos. Así, se ha logrado disminuir el desperdicio de comida del comedor en 15 kilos a la semana (de 64,056 a 48,84), a una media de más de 3,1 kg al día, y en 10 gramos de desperdicio por alumno.
 

Con esta campaña, realizada por el Colegio, junto a la empresa encargada del comedor, Serunion, se pretendía implicar a alumnos y familias en la reducción del desperdicio alimentario y corregir un volumen de desperdicio que en los centros de Educación Primaria y Secundaria oscila entre los 60 y los 100 gramos. En una primera fase, los alumnos del comedor de la cuarta planta participaron en el pesado del desperdicio alimentario, cada plato por separado (primer plato, segundo plato y postre). Posteriormente, los estudiantes participaron, de manera voluntaria, en actividades de concieciación a lo largo de 6 semanas. Y finalmente se volvió a a pesar la comida, cuyo menú fue el mismo que el de la semana inicial, se realizó un análisis de todas las acciones llevadas a cabo y se comprobó si se han cumplido los objetivos: aprender el significado de desperdicio alimentario, conocer la problemática ambiental que supone, identificar y analizar las causas que provocan el desperdicio alimentario en la vida cotidiana, cuantificar y evaluar el grado de desperdicio alimentario en el centro y proponer acciones de prevención individual y colectivas para evitar tirar la comida encontrando soluciones, fomentarla participación y el debate.
 
Con esta campaña también se pretende trasladar este fomento de la reducción del desperdicio alimentario a las familias para que los apliquen también en el ámbito doméstico.
 
Además de los resultados y del éxito de la iniciativa, la organización ha querido destacar la actitud positiva adoptada por los alumnos ante la problemática ambiental y su predisposición a entender la importancia de preservar el medio ambiente. De una manera lúdica y divertida el alumnado ha conseguido alcanzar los objetivos proponiendo acciones de prevención individual y colectivas para evitar tirar comida y encontrando soluciones; han identificado y analizado las causas que provocan el desperdicio alimentario en la vida cotidiana; han participado respetando el turno de palabra; y han interiorizado conceptos como reutilizar, reducir, reciclar y redistribuir.